Facebook Twitter Google +1     Admin

LaMima



Temas

Archivos

Enlaces


Analfabetos sentimentales

20190927085233-20190925-001057-1-opt-1-.jpg

Cuando hace ya unos años presentamos en Gijón la Guía para Acondroplasia que editó la Fundación Alpe, dije a diestro y siniestro que hubiese dado mi reino por haberla tenido entre manos en el momento que nació Ainhoa; ahora sé que tenía que haber guardado por lo menos la mitad para ofrecer a cambio del libro que veis en la foto.

"Este libro, incluso antes de ser siquiera un proyecto, era un sueño, una ilusión. Una idea de Carmen Alonso. Ya tenía, incluso, título. Bueno .. en realidad solo tenía título" nos cuenta su autora, Maria Luisa Garde Etayo, en el primer párrafo de la introducción.

Así es. Analfabetos sentimentales nace de Carmen Alonso, de la impotencia de verse rodeada de personas incapaces de mostrar la empatía, la profesionalidad, el apoyo que toda familia necesita ante la llegada de un hijo con ADEE (Acondroplasia y otras Displasias Esqueléticas con Enanismo) a su seno. De constatar que, veinte años después, seguimos transitando, a veces perdidos, por los mismos áridos caminos.

Como nuestra Carmen es muy lista encontró rápidamente a la persona perfecta para materializar ese sueño: Maria Luisa Garde. Una historiadora minuciosa, efectiva y, sobre todo, con ese compromiso firme que da vivir y sentir en tu familia lo que supone tener a un miembro con acondroplasia. Ella ha realizado un trabajo largo y exhaustivo del que ya tenemos fruto, este hermoso libro.

Su contenido está estructurado en tres bloques.

El primero recorre la imagen y el trato que han recibido las personas con enanismo a lo largo de la historia y en campos como el arte, la literatura, el teatro, la música … Es importante (y muy interesante) conocer como ha discurrido la apreciación y la valoración de su diferencia en el tiempo.

Continúa una segunda parte en la que expone someramente los principales aspectos médicos y psicosociales que acompañan a estas displasias. No utiliza lenguaje técnico engorroso, es perfectamente asequible a todos.

La tercera y más extensa (también la más emotiva) está dedicada a los testimonios de las personas con ADEE y sus familias acerca de los múltiples aspectos que componen la vida y las peculiaridades de esta discapacidad. Está construida sobre vivencias pero sin victimismos ni ñoñería; que no os engañe la imagen dulce de Maia en la portada, dentro hay miga.

Dice siempre Maria Luisa, y lo repite en el epílogo, que a ella le ha tocado la parte bonita de todo esto porque solo es la tía de una persona que tiene acondroplasia. Bueno, yo sé positivamente que, al margen de su vinculación familiar, recorrer este camino con tanta documentación, la lectura y la escucha de tantos y tantos testimonios le ha exigido poner mucho de sí y me consta que ha sido duro pero lo ha bordado.

Termino queriendo hacer constar algo que creo importante. ANALFABETOS SENTIMENTALES no es una novela, no es necesario leérselo de cabo a rabo en una sentada. Es un libro de brazo de sofá, de mesilla. De consulta, de alivio, de recuerdo.

Tenedlo entre manos con ese ánimo; para disfrutar y aprender mucho. En serio.

29/09/2019 17:20 LaMima #. DE OTRAS VIDAS

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Rosa

Pero cómo lo haces para siempre emocionarme???? Gracias por escribir taaaan bonito.
Por cierto, el libro ya en mis manos.
Besotes!

Fecha: 29/09/2019 19:05.


gravatar.comAutor: Laura Garde Etayo

Ayyy Inma, efectivamente es todo tal y como lo cuentas. Son nuestras historias las que se cuentan, como son, sin maquillar, sin hacer de ninguna de ellas una tragedia ni ninguna otra coas. Tan naturales como lo es cada día de nuestras, sus vidas. Es necesario el contexto: histórico, social, médico para entender el presente que nos ha tocado a nosotros. Gracias por siempre difundir. te quiero guapa!

Fecha: 30/09/2019 08:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris