Facebook Twitter Google +1     Admin

LaMima



Un nuevo horizonte. Guia sobre Acondroplasia

Un nuevo horizonte.
Guia sobre Acondroplasia(pdf)

¡Ya tenemos silla!

Pero llevamos ya días
y todavía faltan adaptaciones en
el colegio de
Ainhoa

Fin contador de días sin adaptación gentileza de Blogia -->

Temas

Archivos

Enlaces


Pedir ayuda

 

De forma sutil pero imparable, Ainhoa empieza a desarrollar los mecanismos que le ayudan a suplir los problemas derivados de la acondroplasia.

El primer signo fue curioso: la forma de ponerse en pie.

Como sus brazos no mantienen la proporción adecuada a su torso, el hecho de incorporarse resulta un problema: ha de hacer un esfuerzo mayor  para levantar la cabeza (por otro lado un poco mas grande de lo normal) y superar así ese ángulo en el que la fuerza de la gravedad tiene todas las de ganar.

Por eso ella al levantarse no apoya la palma de la mano en el suelo sino los nudillos. Gana así uno o dos centímetros a lo sumo, pero es suficiente para conseguir la fuerza necesaria para ponerse en pie. La postura nos llamó la atención enseguida porque recuerda totalmente el gesto que tienen los simios cuando se desplazan, no sé si consigo explicarlo.

Desde luego esto no tiene mayor mérito: es evidente que la mayoría de los seres vivos encuentra siempre la forma de desarrollar sus propias habilidades para compensar cualquier carencia.

Tranquiliza comprobar pues que ella sigue aprendiendo a resolver los problemas, que tiene interés por ser independiente y se esfuerza en ello.

Sin embargo hay algo más en su actitud que resulta positivo, ya me lo apuntaron Julia y Graciela en alguna de las conversaciones que tuvimos respecto a su evolución: sabe pedir ayuda.

Ainhoa conoce sus limitaciones,  es más consciente de ellas de lo que nos parece, y se da cuenta de que en determinados momentos necesita de forma imprescindible la ayuda de los demás. Y la pide. Sin problemas, sin sentir su orgullo herido (si; que también los niños tienen su orgullo."Yo, yo cojo..yo, yo lavo la cara, ..yo, yo como el yogur..yo, yo..").

Cuando el escalón es tan alto que no consigue vencerlo ni siquiera arrastrándose sobre él, cuando la acera no le permite tocar el suelo al sentarse porque sus piernas son cortitas, cuando considera que el taburete que tiene a mano es tan estrecho que no se ve segura utilizándolo como alzador, o cuando calcula que aun subiendo en él no va a alcanzar lo que pretende.....pide ayuda.

Me tranquiliza pensar que es posible que encuentre un buen equilibrio entre su amor propio y la prudencia imprescindible ante determinadas situaciones: la quiero valiente pero no temeraria.

Hace ya un tiempo, mi querida Patus decía en su blog que esperaba aprender a pedir: que los demás no tenían por que adivinar lo que ella necesitaba. Tenía razón, eso es muy importante.

Ainhoa muestra su capacidad para superar los obstáculos que se le presentan, quiere que la dejen intentarlo..por eso, cuando no puede, sabe perfectamente que tiene que decirlo para conseguir el apoyo que le falta. Sin riesgos.

Me doy cuenta de que yo no se pedir ayuda para mí; o al menos que no he sabido hasta ahora. Por lo visto debo pensar que soy fuerte y que puedo con todo. Que soberbia.

Ignoro por qué, en algún momento, decidí ser lo que no quiero para mi hija: imprudente. Temeraria.

16/09/2007 23:41 LaMima #. DE OTRAS VIDAS

Comentarios » Ir a formulario

lamima

gravatar.comAutor: Javier López Clemente

Aprender a pedir. Es un gran reto. Yo tampoco se pedir cuando me enmascaro tras el silencio. A veces no pedimos porque nos colocamos ante la venda de la herida, creemos que nuestras peticiones serán mal recibidas o poco comprendidas o simplemente que yo puedo sólo, joder. Y no. Si aprendes a pedir seguro que el resultado es estupéndo... aunque ya sabes ;-) contra el vicio de pedir esta la virtud de no dar...

Salu2 Córneos y gracias por tus reflexiones.

Fecha: 17/09/2007 00:45.


gravatar.comAutor: M.M

Ay!!! es cierto, crees que puedes con todo, y seguramente puedes, pero a costa de ir perdiéndote a ti misma de tanto darte. Es bueno reconocerlo y pedirlo. No lo dudes. Un besazo guapa.

Fecha: 17/09/2007 07:22.


gravatar.comAutor: Isabel

Pedir es complicado, pedir ayuda o perdón, lo que sea, es como reconocer que no "llegamos".
Nadie tiene por qué saber qué es lo que necesitamos cada uno, no lo llevamos escrito en la cara, ya lo dicen "hablando se entiende la gente".
Besos, Inma.

Fecha: 17/09/2007 08:08.


gravatar.comAutor: inde

No, no eres ni imprudente ni temeraria. Le has echado coraje a una situación que lo necesita, y echarle el grado justo requiere tanteos. ¡Si lo hicieras todo perfecto a la primera serías sobrenatural!

Mordisquea un poquito a esa niña de mi parte, oskey?

(Atención: ¡hoy, primer día sin lloros de Julia al llegar a la guarde! Yepppaaaa!!!)

Fecha: 17/09/2007 10:48.


gravatar.comAutor: Entrenómadas

Pues es cierto que a veces cuesta pedir ayuda, tal vez sea parte de la educación recibida.
Afortunadamente eso cambia y Ainoha es estupenda y lo entiende mejor que nosotr@s,(yo también soy del club del no pedir ayuda).
De todas forma coincido con comentario de Inde, tu tienes coraje y no temeridad. Coraje, algo que siempre necesitamos tod@s.
Besos

Fecha: 17/09/2007 12:06.


gravatar.comAutor: chispis

los niños nos enseñan muchas cosas de nosotros mismos. me alegro mucho de saber que ainhoa sea tan espontánea y sincera. seguro que le va a ir genial en el cole. un abrazote.

Fecha: 17/09/2007 18:13.


gravatar.comAutor: Luisa

¡Qué lista es esta niña! Inteligente, vamos. Y llevas buena razón en lo de pedir ayuda.

Daniel ese tema lo lleva peor. Y es una de las cosas que entre todos estamos intentando trabajar con él.

Besitos mil.

Fecha: 18/09/2007 14:34.


gravatar.comAutor: lamia

Pedir ayuda siempre presupone una cierta debilidad. Y eso, a la mayoría no nos gusta nada. Hay que ser muy grande para aceptar que uno tiene limitaciones.

Fecha: 20/09/2007 16:56.


gravatar.comAutor: patri

Yo sé que eres fuerte y valiente, no temeraria ni imprudente. Y lo demuestras día a día sin dar pasos precipitados, colocando bien los tableros antes de echar el hormigón (je, je). Ainhoa empieza a descubrir el mundo, tanteando, probando, usando sus propios recursos y otros que ponéis a su alcance; cuando pide ayuda lo hace por derecho y con gracia (reconozco que me ponen nerviosa esos adultos que piden ayuda de forma ñoña o llorona y como mendigando). Tu chica es un “crack” y lo demostrará seguro en todas las etapas. Un beso gordo para todos.

Fecha: 22/09/2007 11:08.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris