LaMima



Un nuevo horizonte. Guia sobre Acondroplasia

Un nuevo horizonte.
Guia sobre Acondroplasia(pdf)

¡Ya tenemos silla!

Pero llevamos ya días
y todavía faltan adaptaciones en
el colegio de
Ainhoa

Fin contador de días sin adaptación gentileza de Blogia -->

Temas

Archivos

Enlaces


Pirineos, tristes montes

20090406115314-tristesmontes.jpg

Creo que adoro el Pirineo desde que tengo uso de razón.

Cuando era pequeña mi padre, tan amigo siempre de pasar el mayor tiempo posible al aire libre, solía llevarnos  a menudo en verano a pasar el día por allí. Entonces frecuentábamos sobre todo, el Valle del Roncal, Hecho y la Selva de Oza, (solíamos alternar un día de pirineo con otro por el acueducto, el pantano de Yesa, el puente de Artieda o los aledaños de la Foz de Lumbier. ¡Que regalo me dio con esos días por aquellos preciosos lugares!).

Luego llegaron las primeras vacaciones en pareja, con la tienda de campaña...y Benasque. Ese valle nos enganchó totalmente y fue nuestro destino fijo, verano tras verano, hasta que nació Daniel. 

Siempre tuve la secreta ilusión de buscar un refugio por esos lares. Como mi santo compartía totalmente esa afición, hace unos años decidimos liarnos la manta a la cabeza y, tras un largo y triste periplo que no viene a cuento, poco después de la llegada de Ainhoa pudimos disfrutar al fin de nuestro pequeño hueco frente a la Collarada.

Cuento todo esto porque sé que, en cierto modo, hace mucho tiempo que quería formar parte de esa tierra aunque eso no sea del todo posible. Me refiero a no ser la turistilla de la city que se limita a calzarse los esquís en invierno, sino alguien que disfruta, comprende, respeta y aprende de unos lugares tan hermosos y tan cargados de historia como los que encierran esas montañas sea en primavera, verano, otoño o invierno. Por eso, aquel día que buceaba por la página de La librería de Cazarabet y vi el libro de Severino Pallaruelo no me pude resistir a comprarlo.

Pirineos, tristes montes hace un repaso por algunas de las pequeñas historias que han forjado la vida de la gente del pirineo aragonés en los alrededores de la Guerra Civil. Historias de otros tiempos, de épocas grises y crueles, de gentes condenadas a vivir solas entre sus vecinos….. de situaciones que ahora nos cuesta imaginar (reconozco en muchas de ellas experiencias similares a las que mis padres me han contado de aquellos caseríos perdidos en el Pais Vasco, su tierra, y me pregunto si no será que la vida en los sitios realmente bellos tiene un precio demasiado caro..)

El autor nos introduce en ese mundo a la manera que se contaban las vivencias antes, a saltos, yendo de un lugar a otro, de una historia a otra de tinte distinto pero siempre con un denominador común: el decorado de unas montañas que aislan a sus gentes pero no lo suficiente como para alejarlas del horror de la miseria y la guerra. Veintiocho trozos de vida.

Queda un poso de tristeza cuando cierras sus tapas: cuesta creer que todo aquello haya ocurrido en los mismos parajes que ahora admiramos y nos embelesan..pero así ha sido y no lo deberíamos olvidar nunca, por eso me ha gustado tanto leerlo.

Ese es el bagaje de la tierra que pisamos, el que arrastra su gente (la que está y la que se fue) y de ahí viene gran parte de lo que ahora vemos. Aun así Pallaruelo deja algún resquicio, pequeño, para la sonrisa aunque venga de la mano de cierta ignorancia. La historia del aldeano que, paseando, recoge del suelo la caja vacía de una lata de sardinas, la lee con detenimiento y cuando llega a casa y descubre que una de sus cabras acaba de parir un cabrito decide bautizarlo con el pomposo nombre de “Peso Neto” consiguió arrancarme una carcajada.

Bueno, lo consiguió entonces porque ahora que lo pienso……………

(Foto: portada de la edición de 2008 publicada por Xordica Editorial, que es la que yo tengo. El libro se publicó por primera vez en 1990).

06/04/2009 15:01 LaMima #. Una de libros

Comentarios » Ir a formulario

lamima

gravatar.comAutor: Alpaca

A mi me ocurrió algo parecido a lo que describes hace unos diez años. Pero lo mío fue un descubrimiento, un encontronazo, un enamoramiento repentino del que aún no me he recuperado totalmente. Y me siento afortunada por haber tenido la experiencia de pertenercer a uno de sus lugares, de vivir en uno de sus pueblos, en uno de los más duros en estos tiempos casi diría yo.
Y aunque ahora mi rumbo anda por otros lares mucho mas lejanos, me siento orgullosa y feliz cada vez que los miles de recuerdos me asaltan.
A partir de ahora puede que alguna vez os pida asilo en "el paraíso"...
Kisses.

Fecha: 06/04/2009 17:18.


gravatar.comAutor: carlitos

Me has convencido de comprar el libro. Pero tal como has descrito el Pirineo, sus pueblos, su dureza y la triste historia casi esperaré a que publiques el tuyo. Yo también estoy enamorado de Benasque, de su valle y de su gente.

Fecha: 06/04/2009 19:57.


gravatar.comAutor: Loreto

Como dice Alpaca,vivir en este rincon del Pirineo engancha,a pesar de su dureza y de que a veces lo odio y necesito salir ,ver horizonte...puestas de sol... no creais,aun asi de vez en cuando me paro mirando estos montes y me doy cuenta de lo afortunada que soy.
Con un ratito mas de sol ,yá seria....

Besicos

Fecha: 06/04/2009 23:49.


gravatar.comAutor: Ybris

Desde la Sierra de Aralar, donde nos encontramos ahora, iré luego a la Foz de Lumbier y a la selva de Irati como última escapada por aquí antes de volver a Madrid.
Ojalá tuviera tan cerca de mi casa los Pirineos como la sierra madrileña.
Aprovecharé hoy tu entrada para recordar mis recorridos desde Espot a Aigues Tortes, el desastre del carter del coche roto al bajar desde los Baños de Benasque, el Cañón de Añisclo, Ordesa, los recorridos desde el camping de Jaca por todos los valles del Pirineo Aragonés, el camino de Santiago por Navarra...
Todo inolvidable con sabor a tiempos en que éramos más jóvenes.
No me extraña que seas una enamorada de los Pirineos como yo lo soy también desde más lejos.

Disfrutadlo todo con el buen humor de saber que hay por allí cabritos que se llaman "Peso Neto".

Besos con altura desde las alturas.

Fecha: 07/04/2009 08:08.


gravatar.comAutor: unjubilado

Me compraré el libro en el caso de que no lo tenga mi hijo.
Si me permites y no lo has leído te aconsejaría "La lluvia amarilla" de Julio Llamazares, es el monólogo del último habitante de un pueblo abandonado del Pirineo aragonés.
Un abrazo.

Fecha: 07/04/2009 09:14.


gravatar.comAutor: laMima

¡Es verdad jubi!, ya se me olvidaba hacerme con él...gracias por el aviso.
Me lo agencio en un periquete.

Fecha: 07/04/2009 09:34.


gravatar.comAutor: Santi

Cuando los de tierra plana llegamos a la montaña, todo nos sorprende. Luego aprendes a amarla. Desechas el dicho de las abuelas "buen paisaje pero mal paisanaje". Conoces gente, cuando quieres conocerlos, desde Hondarribia hasta Roses, y, te sientes un poco montañés.
Un trozo de mi siempre está allí. Todos los días, a todas horas.

Fecha: 07/04/2009 10:58.


gravatar.comAutor: laMima

Si Santi, lo sé.
Como me gusta leerte eso :))

Fecha: 07/04/2009 16:03.


gravatar.comAutor: cacachué

¿pero de dónde salís? va a ser cierto lo de los almendrones.

Fecha: 08/04/2009 22:21.


gravatar.comAutor: Charles

Hola, ¿alguien sabe qué pueblo es el de la foto de la portada?, realmete está muy bien elgida, va con el título totalmente.

Fecha: 14/08/2009 11:02.


Añadir un comentario



No será mostrado.